domingo, 27 de octubre de 2013

Deseo

Alredor el sonido está sucio.
La atmósfera empañada en sudor y humo
Huele a yerba y alcohol.
A descontrol y conversación.
A miradas que quieren ir más allá de tu ropa.
Lxs hay que bailan como si el mundo se acabase, lxs que no bailan y hablan y los que solitarixs, se apoyan en la barra, se sientan en el suelo, mueven la cabeza o se lian un porro.
Todas las miradas enturbiadas por el deseo y su satisfacción.
Diferentes medidas:
Unxs saben que hoy no es y otros creen que será esta noche o nunca.
Cada cuál hace lo que puede.
Vi como encendía el mechero dando palmadas al aire, la cabeza más allá porque acá ya no puede aguantar.
Algunas tienen mandarinas y sobaos en sus bolsos, piruletas de corazón, ron con limón y hierbabuena.
Otras tienen los ojos a juego con su jersey y la elegancia de las gatas.
Haditas y duendes tambaleándose al ritimo de Reggae, me quieren rescatar del cansacio, pero para el cansancio, descansar.
Estoy a gusto en el suelo, mirando como los deseos se trasladan a los cuerpos de lxs bailarines, de lxs charlatanes, borrachxs, drogadictxs, sobre todo me gusta ver cuando las personas atravesamos el punto de no retorno y perdemos la compostura para siempre.
La marca de la autodestrucción como via de escape.
La pulsión de sobrevivir a través de la propia muerte.
Las vibraciones son sucias, vulgares, somos coches sin más tubo de escape que un turulo.

O quizá me haya pasado un poco; para siempre. Deseo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario