sábado, 31 de agosto de 2013

Muerte neuronal

En la noche, los claveles sangran las penas del día.
La pérdida viajando con el viento del sur arrebatando las esperanzas del norte de mi corazón.
y la ciclogénesis al borde de mi vientre explota por debajo del vestido
Mientras, un hombre se moja las dedos cerca de mi pecho y un amigo me lleva del sofá a la cama.
Por más que lo intento, por más que lo intento...
Las luces del día se apagan y aparecen los reflejos de recuerdos pasados hablándome de realidades que jamás existieron.
Las mantas se empapan con el sudor de pesadillas antiguas y los condones pierden todo su color. Todo queda oscuro.
Palpo mi frustración buscando alguna llama de esperanza, pero el viento del sur y la pérdida que lo acompaña, extinguen cualquier posibilidad de ilusión, aquí... en el norte de mi corazón...

No hay comentarios:

Publicar un comentario