domingo, 28 de julio de 2013

Hala

Tengo razones para verte, para tenerte, para quererte, para odiarte y para olvidarte.
Tengo una atalaya al lado de la luna llena que me muestra las estrellas las noches sin luna.
Tengo razones para correr y huir, para coger cualquier carretera y viajar a mil.
Tengo razones para rendirme y con ello ganar, para desnudarme, perderme y regalar mi alma en un vals.
Tengo razones para descalzar el zapato de cristal, para alzar la bandera de la paz. Para perseguir la esperanza en el primer bar, para entender que el final sólo es un paso más.
Tengo razones para hablar y cantar al dulce expresar, para habitar el silencio en la más lunática realidad, para mojarme y hundirme en el barro ancestral y salir poderosa, como una diosa que sólo piensa en la libertad.
Tengo razones para vivir y sentir, y están sólo en mi.




No hay comentarios:

Publicar un comentario