domingo, 14 de julio de 2013

El final es el espejo invertido del principio.

Todo terminó como empezó.
Sin embargo una pequeña e imprescindible diferencia
No hubo una llamada posterior.
Dos días encerradxs, inhalando alma y opio y luego...
Una huída, en silencio y a escondidas
Una nota sobre una libreta olvidada:
"Demasiada intensidad"
Llamadas posteriores no contestadas
¿Dónde estás?
El deseo y la inconsciencia ganan la batalla y ella marca el número.
Él le dice que vaya, la espera, como la esperará a lo largo y ancho de un intenso año.
Luego muchas noches, la cama amorfa y los porros sin desayunar.
El fuego y el humo, y los cuerpos sudados y asfixiados.
Las distancias tan acusadas, la cercanía tan frágil, los viajes a cualquier mundo. Las noches de luna llena y ellxs vacixs.
Las madrugadas trasnochadas en días y el polvo sobre el escritorio
Las horas eternas, los minutos segundos, los picotazos heridas, los besos, siempre contados.

Ella se levantó con el sigilo de las perras acostumbradas al palo, recogió sus cosas, se miró al espejo,se colocó sus pinzas en la cabeza y escribió una nota.
"La caricia se convirtió en la moneda más cara de la historia"
Salió en silencio y a escondidas.
Sin embargo una pequeña e imprescindible diferencia.
Esta vez él no tendría que esperar

No hay comentarios:

Publicar un comentario