domingo, 21 de julio de 2013

A festival que vaya, que no tenga vallas... Ni picoletxs.

Nos dan el alto.
La marihuana en la bolsa de las boquillas entre mi coño y mis bragas
Bájense del coche.
¿Dónde van? ¿De dónde son? ¿Cómo se llaman? ¿Llevan sustancias estupefaccientes? ¿Armas blancas?
¿Fuman porros? ¿No? ¿Ni alguno de vez en cuando? ¿Ahora no llevan? Sáquese todo lo que tenga en los bolsillos, separe los brazos, abra las piernas que le voy a registrar. Usted espere aquí, ahora vendrá la chica a ocuparse de lo suyo.
La cartera, el móvil, las llaves, el tabaco, encima del capo. Las manos de mi acompañante tiemblan, las mias se agarran a la minifalda en un juego infantil y despreocupado. perfectamente lo que tengo que hacer.
Mi acompañante no lleva nada, el picoleto se arma de linterna y pone patas arriba la furgoneta en busca de algo. Nosotrxs lo mirarmos hacer y comentamos cuánto nos gusta la música étnica .
El coche está registrado, la picoleta tarda en venir, miramos el corrillo del tricornio, son alrededor de quince, uno es de mi pueblo. Tengo que aguantar: A todo que no y a todo como la niña inocente que jamás fui.
Aparece la chica provista de unos guantes de latex, y en mi coño, la marihuana late, late con el sudor y la sangre. Tengo la regla. Sé que eso me va a salvar.
Póngase dónde la vea. Agarra mi mochila y la vacía sobre el capo. Otra vez el tabaco, el móvil y la cartera, un marcahojas, pinzas del pelo, monedero, dos librillos de papel, una bolsa de chucherias, una camiseta, un sujetador, unos cuantos tampones. Aprovecho y le digo como la niña que rompe platos sin darse cuenta: Tengo la regla.
La tipa me lleva al asiento del copiloto. Ella en la puerta y yo sentanda enfrente con la faldita morada y rosa de cigueñas, con las piernas abiertas en su dirección, dispuesta a que me hurgue por dentro, y si es valiente, encuentre mi secreto.
Me agarra las tetas, empieza a masajearlas, se me olvida que es picoleta, otra vez en el mundo de la sensualidad, a los diez segundos: ¿No lleva sujetador? Evidentemente, no.  Me mira fijamente entre timida y autoritaria, temerosa de la sensualidad desprendida, y casi por orden divina, me acaricia las nalgas. Está bien, puede marchar.
No fue valiente y mi secreto se quedó para siempre entre mis bragas.
Me despedí con un adiós que sólo ella respondió.
La sensualidad es la clave.
Tres cientos euros más y otra historia de sexo oscuro y autoritario en mi haber.

No hay comentarios:

Publicar un comentario