jueves, 27 de junio de 2013

Por no saber ver la belleza

Demasiado tardeSiempre no existe pero siempre es demasiado tarde. La espalda invadiendo el pecho y la voz perdida.
Ya ni mis entrañas saben lo que es gritar.
Se me han agotado las ganas de seguirte.
El camino está cubierto de resina
Toda tu arrogancia untada en el tronco de mi cuerpo
Toda tu mala leche agriando mi zumo de frutas suaves
Toda tu soberbía, tu egocentrismo, negativizando la fotografía de tu alrededor.
Y yo chico, soy hippie, y paz y amor, y si no sabes, fus-fus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario