martes, 25 de junio de 2013

Perdón

Y ahora el punto final.
Pido perdón por abrirme en canal, por abrir en canal, por sentir intensamente, por mi locura intransitoria, por escupir alfileres y orquideas, por ofrecer nuestras almas a la hoguera de la pasión, por gritar y ensordecer, por absorber el ruido y transformarlo en poesía.
Pido perdón y piedad por los que tenemos la cara cruzada a manos del destino, la frente fruncida de vias cortadas, las manos llenas de grasa, las uñas largas, el aliento de la tumba.
Por los que vagamos en los márgenes de las historias y siempre perdemos.
Pido perdón y compasión sin creer en víctimas ni culpables, pero segura de que quién sabe darlo, es quién me interesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario