domingo, 30 de junio de 2013

¿Y qué esperas?

Los minutos, las horas, los segundos, el cuarto sin uvas y sin tu ropaTu olor pegado a las sábanas
Tres gotas de sangre en la cabecera
Unas bragas dentro de unas zapatillas sucias
El pendiente sobre la mesa
Letras arañadas en las paredes
La cocina echa una mierda
Y el nido de ratas... en el cuarto de invitadxs. 
¿Por qué te vas?



Momento de entendimiento

Escribo entre las tetas y las camisetas de encaje
Con el vello de punta y los pezones alerta
Con la boca llena de marihuana y las manos de arena
Con las garras de los pies sujetándome a la última luz de la noche
Quince veces no han sido sufiecientes para borrar las quinientas anteriores
Mis ojos se rasgaron con rabia y odio, y el amor, vaporoso como la sirena de las tinieblas, decidió ahogarse la madrugada pasada.
Entre sueños vinieron a visitarme las pleyades rebosantes de maravillas celestiales y untaron mi cuerpo de una fortaleza sólo comparable con la entereza de querer morir para vivir.
Y en ese momento, empezaste a ser otra cosa.


sábado, 29 de junio de 2013

El incomparable sol

Las excursiones se suspenden y el sol brilla.
Estás allí donde quieres ser libre arrancando alas
Donde solo tu egolatría puede competir con el sol
Pero con el sol ningún mortal es comparable.
Tienes el cabello como su luz y el perfil de su fuerza
El calor achicharrante de sus nocivas horas
el atardecer en tus ojos, la lengua roja de su intensidad
pero no eres el sol y jamás lo serás.
Así que chico, sigue caminando con esa espalda y ese pecho hacia afuera,
intentando ser el sol y sólo consiguiendo sombra y más sombra.
No has sabido disfrutar de la luz de la luna, del color de la belleza y la fragilidad,
de lo vulnerable de una noche en incertidumbre.
Las controversias de tu prepotencia y tus ansías de querer ser más y más, de controlar el deseo y su forma, deformaron tu luz, y derretido ante el sol y desposeído por la luna, sucumbes en tu oscura negatividad.



viernes, 28 de junio de 2013

El laberinto

En el laberinto, el tiempo y el espacio desaparecen.
Tramos rápidos, lentos, lentísimos, sin salida, sin luz, sin pies que permitan el camino. Sin troncos en los salvarte de los leones.
Terreno austero, vía de cada unx, fases diferentes que dividen lo que en un tiempo fue uña y carne.
Atajos entre mala hierba y barro
Tierras pantanosas donde ya no fluyen las ganas de sentir, desiertos de fe y esperanza, monzones de lágrimas, valles de penares a las afueras de las ciudades.
Y de repente, personas equipadas con lámparas y abanicos.
Con cantimploras para calmar la sed.
Brújulas que no necesitan encontrar el norte.
Sastres de ilusiones y saltimbanquis coloridos con sus gorras y guitarras.
Perras indomesticadas rastreando tu nueva ventana,
madres de frutos a pares, de besos sin fin, de amar sin contrabando, de sangre lista para la transfusión.
Y es justo en el pasadizo de los parásitos , encuentro la salida

fauna de garito

Por la noche los gatos son pardos y por el día llevan gafas de sol
Se resguardan en antros de droga y alcohol, apiñadxs a una conversación intrascendente y dando lo poco que tienen de si.
Hay gatitas que hartas de la elegancia impuesta, desarman su estilo y bailan sin importarle el último celo
También buitres de ojos saltones esperan la caída de la luz para sacar sus afiladas garras y zampar decadencia a raudales.
El camarero se reclina en la esquina, con su trapo al hombro y su sonrisa de medio lado, ya resabido de noches animales, contribuye con su quehacer a que el desfase se postergue hasta el amanecer.
Ahora es medio día, y esta gatita, vuelve a estar de resaca, pero sana y salva.
Santa... ayer, en el altar de la barra.

jueves, 27 de junio de 2013

Sol sal ya un día completo y calienta, por favor

A veces pienso que no voy a poder
que hay demasiados cuerpos a mi alrededor
que hay mucho torturador suelto, mucho sordo, mucha charlatanería.
A veces pienso que no tendría que estar aquí, que pertenezco a una estrella que se esconde para no ser descubierta, que los niños son los únicos que necesito en este mundo.
A veces me da la impresión de ser el imán de los locos, el orden inestable de lo caótico, el presente en intento de armonía,
Otras, la descordinación y desconcentración potencialmente dispersa. Partícula gaseosa en constante bronca. Estímulos de agujas. La cabeza como un colador de ideas, sentimientos.
El viento de ida y vuelta, o sólo de ida, o sólo de vuelta.
A veces sale el sol, y entonces, no pienso lo que soy, sólo soy.
A veces sale la luna, y me vence el sarcasmo y la nostalgía
A veces busco aquella estrella, y me estrello, silenciando el cielo de mi espíritu y acostándome con satélites hartos de girar en la rueda de la forutuna, y pierdo nuevamente el sentido y escribo, escribo...

Por no saber ver la belleza

Demasiado tardeSiempre no existe pero siempre es demasiado tarde. La espalda invadiendo el pecho y la voz perdida.
Ya ni mis entrañas saben lo que es gritar.
Se me han agotado las ganas de seguirte.
El camino está cubierto de resina
Toda tu arrogancia untada en el tronco de mi cuerpo
Toda tu mala leche agriando mi zumo de frutas suaves
Toda tu soberbía, tu egocentrismo, negativizando la fotografía de tu alrededor.
Y yo chico, soy hippie, y paz y amor, y si no sabes, fus-fus.

martes, 25 de junio de 2013

Perdón

Y ahora el punto final.
Pido perdón por abrirme en canal, por abrir en canal, por sentir intensamente, por mi locura intransitoria, por escupir alfileres y orquideas, por ofrecer nuestras almas a la hoguera de la pasión, por gritar y ensordecer, por absorber el ruido y transformarlo en poesía.
Pido perdón y piedad por los que tenemos la cara cruzada a manos del destino, la frente fruncida de vias cortadas, las manos llenas de grasa, las uñas largas, el aliento de la tumba.
Por los que vagamos en los márgenes de las historias y siempre perdemos.
Pido perdón y compasión sin creer en víctimas ni culpables, pero segura de que quién sabe darlo, es quién me interesa.

¿Tan fácil?

Desde mi estómago siento tu movimiento.
El viento me avisa de las nuevas que otra vez repetidas, desvelan mi pasado
Una y otra vez, siempre diferente, siempre igual, tic-tac, el tiempo se vuelve a difuminar.
El presente transformando el pasado, el futuro indescifrable para la mente concentrada. 
Todo muy denso... cuando es tan fácil.
El tiempo no existe.
Sólo tu movimiento.
Nada más.


Via crucis

Limpia bien los cambios, que las cuestas son muy acusadas, y cuanto más óxido, más peligro.
En este puerto de montaña, los barrancos están detrás de los mirabobos.
A la sombra del jacarandá, te espero sentada en el valle de las nostalgias, cubierta de todas las flores violetas que una vez mujeres y hombres me dieron en ofrenda a mis entrañas.
Sube tranquilx, apreciando la vereda de margaritas desojadas, las aguas estancadas, los encinares esqueléticos.
Limpia bien los cambios, que las cuestas son muy acusadas, y cuanto más óxido, más peligro.
A mitad, el conejo muerto con la zanahoria por el culo y el elefante sin trompa ni oficio. El antiguo circo de las delicias. No te detengas demasiado que las serpientes del desierto son ahora las dueñas y conocen todas las técnicas antiguas.
Un poco más allá del cuarto destello, el hombre y la mujer sin ojos que todo lo ven. Sabixs por instinto, deambulan en la cuneta que separa la dualidad. Ellxs y sus grilletes, serán los acertijos que tu llave de crica tendrá que tratar.

Casi en el abismo, el ente que sólo siente. Los cinco sentidos entre flora y fauna y el grito de sirenas envidiosas y magnéticas. Anda con pies de nube y tápate los oídos con humildad y presente, así, los polos volveran a girar con tu sentido. Y no corras y alza el mentón, mira de frente y abre tu pecho.
Ya estás cerca, la cuesta se suaviza.
En la última oportunidad, la creatividad luchará contra el miedo, y el dragón de siete cabezas y dos troncos, gemirá para que la diosa del choto sin más cuerpo que su mirada, desnude su alma y te abra en canal.
Tu sacrificio pleno, el final de la carrera.
Limpia bien los cambios.


Lecciones

La vida me enseñó a hablar en primera persona del presente, el pasado imperfecto y el futuro condicional.

jueves, 13 de junio de 2013

Vida

Y es como si supiera por dónde camino antes de caminar.
Y es que llena de pequeños detalles, entiendo a la perfección cada miseria del comportamiento humano.
La mirada me cuenta de otras vidas que solo veinte mil años de historia podrían.
En los ojos veo los mares ocultos, los males mayores y menores, el individuo en el centro del abismo
Algunxs hasta se rien.
Yo me rio con ellxs.
Dale fuego prima que el mundo está que arde, prende la mecha de la rebeldía, y dueña de tu silencio y de tus palabras, vierte todo el fuego de tu cuerpo salvaje sobre las almas frías. En tu moviento está la vida que también veo en los ojos como desiertos. (A Judith)
La luz y la sombra de la pureza y la sumisión.
Después de ver a mi padre,comprendí que la vida es una danza donde unos hacen que bailan y otrxs lo consgiuen.
La forma, como Maquiavelo, es lo de menos.
Lo de más, el alcance de tu espíritu al terminar tu camino.