lunes, 20 de mayo de 2013

Sencillamente, no quiero olvidarte

Vuelvo a escrbir ¿Para qué?
Vuelvo a pensar ¿Será el fin?
Mejor
Mejor
Mejor
Hay que olvidar
Hay que seguir para adelante
Hay que abandonar la poesía
Los colores de las paredes
Las piezas de bicicletas
Las mosquiteras
Todo, hay que olvidarlo todo
Hacer como que no te conocí
Borrar las fotos, tirar los tirafondos, partir los cabrios.
Enroscar la cinta de carrocero alrededor de mi boca, morder la almohada, no pensar en las garrapatas.
Abandonar tu café de la mañana, la mermelada de fresa, las manos llenas de grasa.
Recordar tu patada al aire, tu empujón casi imperceptible, tu manotazo a mis manos.
Tú zumo de mandarinas amargo, tus malos días, tus críticas del aire que respiro.
Y armarme de valor, tirar para adelante, creer en otro horizonte más allá de tus brazos esposados y sonreir a lo próximo que venga, aún con mi corazón herido.
Todavía no puedo decirte adiós.
Ya estamos muertxs. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario