jueves, 2 de mayo de 2013

Decadencia bañada en óxido bilbaíno

Lo artesanal nunca fue lo mio.
Soy industrial hasta la médula.
Me gusta lo mastodóntico.
Las gruas oxidadas que ya no levantan nada.
Los hierros retorcidos acumulados en la esquina
Los productos de limpieza caducados
Las virutas de metal donde lanzó mi toalla.
Me encantan las ruedas desgastadas que sirven para plantas
Los ejes que no que giran alrededor de nada ni nadie, ni siquiera sobre ellos mismos... y los palés que ni sirven para estanterías.
Me gusta todo lo que huele de verdad.

Yeah!

No hay comentarios:

Publicar un comentario