lunes, 20 de mayo de 2013

La otra noche la vi a trasluz

Ella bailaba con los brazos alzados para alcanzar la luz del arcoiris.
En sus labios, la pintura de la fiera que se niega a ser domada
Le daban patadas para llamar su atención, ella devolvía cruda indiferencia.
No tendrá suficiente con los límites marcados
Quemará sus suelas y su amor propio, y se arrastrará.
Porque ella sólo desea su deseo
Y ella solo vive por ese deseo
Y hasta que no lo tenga entre sus tetas,
No podrá parar.
Utilizará cualquier arma
Blanca, negra, roja,
Manipulará las reglas del juego
Conversará con los fanstasmas
Habitará el misterio
Se consumirá en la propia llama de su pasión
pero conseguirá su deseo, su más profundo deseo, su deseo eterno,
y se consumará en su deseo de autodestrucción.
Algo Karmiko.




Billete de ida a la tristeza

Más rap, siempre más, más...
Kase. O y Xhelazz:
http://www.youtube.com/watch?v=R3Q1eTUvI58

Sencillamente, no quiero olvidarte

Vuelvo a escrbir ¿Para qué?
Vuelvo a pensar ¿Será el fin?
Mejor
Mejor
Mejor
Hay que olvidar
Hay que seguir para adelante
Hay que abandonar la poesía
Los colores de las paredes
Las piezas de bicicletas
Las mosquiteras
Todo, hay que olvidarlo todo
Hacer como que no te conocí
Borrar las fotos, tirar los tirafondos, partir los cabrios.
Enroscar la cinta de carrocero alrededor de mi boca, morder la almohada, no pensar en las garrapatas.
Abandonar tu café de la mañana, la mermelada de fresa, las manos llenas de grasa.
Recordar tu patada al aire, tu empujón casi imperceptible, tu manotazo a mis manos.
Tú zumo de mandarinas amargo, tus malos días, tus críticas del aire que respiro.
Y armarme de valor, tirar para adelante, creer en otro horizonte más allá de tus brazos esposados y sonreir a lo próximo que venga, aún con mi corazón herido.
Todavía no puedo decirte adiós.
Ya estamos muertxs. 





¿Y qué hago con el dolor?

Los segundos se hacen pastosos.
Las mujeres con sus abrigos de plástico y sus costuras de rombos. Esos colores tan pasteles y metálicos reflejan la hortera sociedad. Y me hace daño.
En realidad, me hace daño todo.
Las mujeres mayores, los hombres, los niños, las niñas, los animales...
Las impotencias.
La amistad, el amor, la familia, el estado, la iglesia, los marginales, la droga, el sexo y la electrónica poética.
El tránsito de una poesía y una vida tan puta como santa, con tanta intensidad, tanto ruido y tanto silencio...
Sólo me queda vagar por puentes y calles mirando a la gente en el discurrir de sus inapetentes vidas. Y me hago daño
Porque poco admiro.
Porque mucho deseo.
Porque sólo algo ínfimo encuentro. 
Ya mis palabras casi no encuentran sonoridad, pinto paredes y escribo hojas, aceptando la derrota en mi garganta, escupiendo flemas como mariposas verdes, con ese escozor continuo y amarillo, con sabor a nicotina y desidía.
Me hago daño, me hacen daño, y vuelvo a asumir el dolor de estar viva y sentirse vacía, circular, fragmentada, obstruída y saturada de tanta parquedad de ser y de sentir.
Os mataría a todxs.




domingo, 19 de mayo de 2013

Cansancio crónico

Toco el plástico y recuerdo tu piel.
Veo un par de mecheros y recuerdo la madrugada pasada.
Noto mis mocos y me encuentro en la esquina de la cama llorando, bajito, para no despertarte.
El papel de aluminio encima de la mesita de noche y la llama; no tenemos tanto opio para volver al principio.
Una lata de birra refleja luces pasadas y la goma borradora incapaz de ejercer su razón de ser.
Los Cypress Hill en mis orejas junto a tu soplo; mis susurros no llegaron al fondo de tu corazón.
Y bueno, el cojín del sofá está echo jirones y las plantas no terminan de crecer a su aire.
Nuestra melodía poética no supo que menos es más y ahora, desafinados y destruidos, nos escondemos entre los escombros del amor imposible.
Estoy cansada, otra vez.







martes, 7 de mayo de 2013

Curriculum

Tengo que hacer un curriculum
¿Qué digo? ¿que escribo poemas?
Eso es cómo decir que plantas geranios rojos y los amarras con celo a un tronco muerto por amor al arte
Es decir que ves a las personas por colores
Que los sueños es lo más verdadero de tu vida
Que te teletransportas con un porro y vuelas más allá del inconsciente.
Y lxs jefxs no quieren literatura sino hechos.
Deshecho, de eso si que sé.
Experiencia incorrecta. Vuelva a intentarlo.
Me lo inventaré
Me doy cuenta que aún así, literatura.
Estoy tan aburrida de lo aburrido...
La realidad productiva no genera en mi la reproducción sino la disolución de mi estirpe.

Que asko de sociedad.


jueves, 2 de mayo de 2013

¿Cuando fueron los fusilamientos? A primeros

Ibamos caminando hacia el sitio del no retorno
En los baches encontramos charcos que saltamos como niñxs.
Jugamos a pasarnos el aire y a volar entre los brazos.
Tú querías que saltará a tu piscina de sueños
Yo te dije que no traía toalla
Tú me dijiste que me calentarías con el sol de tu espalda.
Entonces, entonces, yo acepté... y el tiempo cambió.
La lluvia tropical bañó nuestros corazones
Los gritos se convirtieron en aullidos
Las miradas traspasaron las fronteras del miedo
Nos sentimos tan plenos como la noche y el día fundidos en amanecer, como la estrella que satisfecha de su gran juerga, regresa con los zapatos de tacón amarrados a su muñeca izquierda.
Escuchamos el rumor de nuestro silencio como las palabras de amor más bellas.
Enraizamos nuestras manos
Despeinamos nuestras miserias
Olvidamos el polvo del rencor
Y como si fueramos la Virgen María en plena Asunción
Nos elevamos al cielo,
Y no le quisimos dar cuenta ni a Dios ni a Pedro, ni a Dolores, ni Angustias
y otra vez, otra vez... Volvimos a ser expulsados del paraiso

y empezó otra vez esto que no podemos extinguir y nos enferma,
que enciende las brasas al menor y más sencillo roce estallando en fiebre y delirio y nublando cualquier pista de cordura
Que no sabe parar, ni continuar,
Que alarga las posibilidades hasta eternizar una agonía tan intensa, que lo único que queda es comer Zolpidem para sobar.
Y ya no quiero continuar más con este puto poema.


Decadencia bañada en óxido bilbaíno

Lo artesanal nunca fue lo mio.
Soy industrial hasta la médula.
Me gusta lo mastodóntico.
Las gruas oxidadas que ya no levantan nada.
Los hierros retorcidos acumulados en la esquina
Los productos de limpieza caducados
Las virutas de metal donde lanzó mi toalla.
Me encantan las ruedas desgastadas que sirven para plantas
Los ejes que no que giran alrededor de nada ni nadie, ni siquiera sobre ellos mismos... y los palés que ni sirven para estanterías.
Me gusta todo lo que huele de verdad.

Yeah!

Lluvia, lluvia, lluvia, lluvia...

No he comido,
es culpa del tiempo
o de las golondrinas que no encuentran primavera
Hace un frio del grajo
Que se vaya todo al carajo
Ya estoy harta de comer ajos
Inanición
Así me estás matando.
Una pastilla.
¿Me olvidaré de ti antes de la cena?


miércoles, 1 de mayo de 2013

De corrido hice el recorrido a ras de asfalto

Mi cuarto apesta aún así, mi garganta se sanea mejor que en el trópico de tu cuarto.
La ciclogénesis explosiva dio paso a la lluvia de una fría primavera.
Hoy coso los hilos desgastados de aire frívolo.
Respiración a tirones ¿Tienes un desatascador?
Hay demasiada mugre en estas uñas. No hay disolvente que pueda limpiar el atentado histérico del que mis manos son testigos parciales.
Todo es rojo, todo me impresiona, todo me implosiona por dentro.
No sé si mi corazón está negro de tanto rojo.
Hace dos años este mismo cuarto olía a jazmín.
El otro día pensé que podría guardar el olor entre mis tetas, en el mismo centro de mi corazón.
Me confundí, por todo, de todo, hasta todo, hasta el final.
Tanto escombro de sueño derruido.
Tanta ruina después de la batalla
Tantos segundos peleando por lo imposible
y REBENTÓ el centro del corazón, nadie supo muy bien por qué.
Tu cuarto huele a crema de Marihuana
¿Era cierto que tu eres el hombre en esta pareja?
Juego de roles.
Te desconcierta el mio, te desconciertas ante ti, me deconcierto ante mi, me desconciertas. Quizás por eso este olor
O los dos porros y las dos birras recién levantada.
Ahora estoy tranquila.
Vienen a visitarme mis pasados y presentes alcohólicos y locos.
Me encuadro en la foto de familia.
No quisiste olerme bien.
Era demasiado intenso. Es demasiado intenso. Es demasiado poético para ser verdad. Es nuestra mentira más verdadera. La verdad más grosera:
Drogas, sexo y locura.
(SIGLO XXI. Las heroínas ya no llevan capas sino turulos de cinco pavos y condones de máquina. En común: siempre arrastran una mochila con ropa sucia e iluminan sus deseos bajo los neones)

El niño con un viejo en la barriga

Ahora intentas navegar en otras aguas donde las turbulencias sean menos acusadas
Domar otra perra con una lengua menos mordaz y falda más larga
Escribir en su cuerpo los poemas que no supiste escribir en el mio
Adelante, tienes toda una vida para perseguir sueños.