miércoles, 24 de abril de 2013

LA SOÑADORA

Luzco el velo de la esperanza.
Me maquillo con la luz del sol.
Me encadeno a la alegría.
Me fumo un porro todos los días.
Sonrío pensando en utopías.
Me desconcierto si no hay adrenalina.
Me encanta vivir en las alcantarillas.
Todo aquí abajo es una maravilla.
Tengo un sofá y una televisión. ¡Todo mola mogollón!
De repente hay cierto hedor que me rompe el corazón.
A veces escucho chillidos.
A veces el fluorescente parpadea demasiado y me quedo ciega, por ello, sueño. Sueño el valor de unas personas humanas que suspiran a la luna.
Espíritus eternos recorren los canales del submundo deletrando un tingladillo de miradas sinceras. Y que bebas leche es lo mismo que seas un pervertido. Todo, si me lo dices mirándome a los ojos. Entonces, me quedo ciega, y... sueño...

No hay comentarios:

Publicar un comentario