jueves, 25 de abril de 2013

Infancia inconexa

Todos los amaneceres gritan.
Todas las noches, las entrañas se pudren en ácida humillación.
¿Y nosotros qué?
Dormimos en edredones de plumas,
Soñamos con pantallas planas y trabajo fijo.
Excelente realización: Pasar datos: Interesante pasada: De pequeña soñé con atarme a
un telar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario