miércoles, 27 de febrero de 2013

¿Y el cuello?

Como la hierba que renace en una grieta, me abro camino en la maleza
Alrededor partículas de cemento nacido de los escombros
Los pilares y las ruinas de mi propia vida y su derrumbe vital.
En mis ojos, las cataratas de la desolación. Y sonrío. Sonríe mi medio lado izquierdo con una mueca de profunda decepción.
Las manos se retuercen y tambolirean al ritmo del nervio que me consume.
Mi corazón pun-pun, mi mente pan-pan.
Sofa Surfers otra vez a mi izquierda, con mi rabia y mi fuerza, con mi potencia e impotencia exputencialmente elevadas. A mi derecha, el rotulador rojo con el que retrato mi sangría y el té de la tierra que me da fe. 
Hoy tengo la mañana completa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario