jueves, 14 de febrero de 2013

Desde una ventana:



El mercado de la vida se tambalea entre mareas vivas
Un pez nada contracorriente entre latas de birra
Una gaviota sobrevuela las ansías de pan
y un perro, patelea en el descenso al mar.
Entre las bolsas, una rata husmea el último rastrojo de maravillas y una cucharacha se revuelca panza arriba.
Las aceras cubiertas por el lodazal de sueños corruptos y lujurías envidiosas

En los informativos, el oscuro imposible de un telón rasgado de esperanzas desnutridas. Las caras de niños y niñas llenas de moscas, el esquelto de un viejo pidiendo muerte, el pecho marchito de una señora sin mirada.

Detrás de una pantalla, los falsos sueños de chiquillas y chiquillos sin verdades ni principios verdaderos. La comunicación errante y naúfraga de destellos azules. La virtual ilusión de un mundo unido y el silencio de una violencia más que palpante y explícita.

En el cielo, los gases nucleares y la polución más gris. Las nubes sin agua y el sol sin brillo. Las estrellas sin dirección y los planetas que giran sin sentido.

En mis manos, el temblor de la asfixia y el frío de la incapacidad.

Hace tres semanas que no para de llover.




No hay comentarios:

Publicar un comentario