viernes, 8 de diciembre de 2017

Amor de perros

El amor hace estragos cuando no se consuma
No hemos consumido nuestra dosis de esperanza
Hoy se pudre dentro
Te echo tanto en falta
Que me falta hasta la falta
La ausencia ha sido más fiel que nosotrxs
Si te dijera que hice encajes en tu poya y que quise ser la única mujer de tu vida, tú ¿Qué me dirías?

lunes, 4 de diciembre de 2017

Vivaldi

Si eres capaz de escuchar a Vivalvi y sentir el peso del tiempo, llegarás a la levedad del ser. 

sábado, 2 de diciembre de 2017

Las Pleyades

Otra vez
Ya van incontables
Las articulaciones saben de inflamaciones
Es crónico
Soy Crónica
Estoy enferma
Estoy sana
Estoy
Y con estar, me basta
Da igual lo que digan que soy
Los adjetivos que me cuelguen al cuello
Entre las piernas
En los ojos
Da igual porque ya no voy a bajar la mirada
Ni a cerrar las piernas
Ni a cortar las plumas que me crecen de los brazos
Si dos más dos siempre serán cuatro, haré que las matemáticas no sean mi paradigma
Creo en las nubes hinchadas
En los caminos a ninguna parte
En las flores de invierno
Y las carreteras secundarias
En la conversación a cientos
A dos
A una
A miles
En la unión del imaginario colectivo
Creo en la poesía callejera
En las visiones de sueños
En amores encerrados en bloques de hielo
Nombres, fechas y corazones rasgados a cuchilla que se astillan con los dedos del tiempo
Se tuercen las líneas de la memoria
Hacia arriba
Hacía abajo
Las gotas resbalan por el cristal del autobús
La calle cabalga en las venas
En las ropas
En los olores
La familia soñada y nunca alcanzada mientras te comes un croissant en La Merced te confunde con aquella gota de aquel cristal de aquel autobús cualquiera
La orilla de los ríos amazónicos emana sangre en el periódico
La fuente de las cataratas corre por tus mejillas en el último párrafo
No entiendes nada, y lloras
Lloras sin entender porque lloras pero lloras tanto que te quedas vacía
Y como dice una amiga mia
El vacío es el mejor lugar para llenarse
Estoy y con estar soy, mañana seré otra porque estaré en otras, y las matemáticas... Sólo me sirven para saber a cuántos años luz estoy de Las Pleyades. 

jueves, 30 de noviembre de 2017

Casa de las mujeres: San Francisco


Las mujeres estamos reclamando nuestro espacio, contra viento y marea, contra resistencias patriarcales y capitalistas, dinámicas esclavas de su propio ombligo. Tierra, aire y mar están siendo contaminados, despojados de su belleza, de especies, plantas, semillas, animales. Sistema despótico, despedaza la vida, hace jirones los árboles, convierte en sal lo que antes fue agua. Muchas compañeras están muriendo a la orilla de los ríos. Ser feminista y activista supone en muchos lugares de esta tierra, tener más posibilidades de ser asesinada. Los derechos por los  que otras personas dieron la vida, están desapareciendo y adquiriendo máscaras hipócritas. Se justifica lo injustificable y lo políticamente correcto, sólo sirve para aplastar la verdad. Toca honrar a las personas que dieron su vida por el respeto a la vida y la libertad. Nos estamos levantando, estamos arriesgando nuestras vidas, nuestras costumbres, nuestras visiones y estamos cambiando, enfrentándonos a nosotras mismas, cuestionando nuestra manera de mirar, de organizar, de compartir. Estamos trabajándonos, estamos cultivando la tierra y recogiendo semillas. Estamos llevando semillas en nuestras faldas, defendiendo la naturaleza, la honestidad, criticando y actuando contra el despilfarro, la superficialidad, la hecatombe, el colapso.
Estamos haciendo marchas, caminando y caminando, armándonos de sabiduría, tejiendo redes por los horizontes de la lucha hacia la libertad y la creación de una sociedad más justa. Nosotras sabemos perfectamente que significa la palabra justicia, justicia es que nadie pisotee a nadie ni nada, que todo no sea un objeto sujeto a su comercialización, que el valor no sea simplemente un parámetro bursátil. Mujeres de todas las culturas están hablando y accionando para que aunque sucumbamos, nuestra huella quede limpia, que se sepa que lo intentamos y que lo intentaremos hasta que no podamos más. Pañuelos, lenguas y territorios, comidas, asociaciones, casas y mujeres otra vez por todo el mundo, mostrando cuán cruel, estúpido, egoísta y vanidoso es este sistema que nos han hecho creer como natural.
Naturales son las flores, la solidaridad orgánica, natural es la colmena de abejas en la que trabajan todas por todas, donde si una pasa hambre, todas pasan hambre. Natural es la loba que defiende a sus cachorros del granjero con ovejas. Natural es ser una oveja negra cuando el blanco eres tú. Nosotras, las que estamos en la periferia, somos el blanco, todas, migradas, pobres, indígenas, lesbianas, gitanas, viejas, anarquistas, comuneras, activistas, nosotras somos el blanco y por eso no nos queda otra que elegir el papel de ovejas negras.

Louis Michel en 1872 decía que ella izaba la bandera negra como la muerte porque estaba dispuesta a morir por el respeto y la libertad. Recupero sus palabras y la comparto con vosotras. Nuestra bandera negra hoy es construir una casa de mujeres en un barrio sacudido por la especulación, la droga, el machismo y la guentrificación. Es ondear nuestra presencia por las calles y hacernos un hueco en un espacio hostil, agresor, violento y hacerlo desde la consciencia, el autoconocimiento y la ayuda mutua.

ES:

Una casa de mujeres para caminar por las calles
Para caminar por las mentes
Para no dejar de caminar
Para esquivar los golpes de dentro
Para esquivar los golpes de fuera
Para aprender a esquivar
Para que crezca mi ser
Para que crezca mi cuerpo
Para no parar de crecer
Para saber quién está conmigo
Para saber si se cumple lo justo, lo legal
Para sabiendo, poder informar
Para conocernos a nosotras
Para conoceros a vosotras y a las otras
Para juntarnos y conocernos
Para tejer una red tan grande, como océanos de tristeza y necesidad, hay. 

jueves, 9 de noviembre de 2017

Toro y tierra


De barro eres y en barro te convertirás
Todo lo que viene, va
Campanas por el poeta de los toros
Din don de sueños
Izan los trapos de la sagrada escritura
Llora  fractura la tierra seca
Cementerio después, cuando las paletas sellen el nicho
Familias y trapos colgados en los balcones
Comiose el toro la bellota de la tierra
Creyose el toro propiertario
Creyose dueño de campiña
De bellotas y de vacas
Sintiose amo de vida ajena
Y se empezó a poner orondo, torpe, descuidado, soberbio
Inflose su pechera de alientos que no le pertenecían
Pusiose sus patas donde no le correspondía
Y salto la vaya a conquistar mundo
Toro soberbio, toro atropellado
Toro descuidado, toro mendigo
Toro torpe, toro muerto
Nunca quisieron sus ojos abrirse ni cuando eran puro camino de sangre
Torpe y soberbio, orondo, glotón, y descuidado
Quedose el toro ciego
Quedose el toro pobre
Quedose inmóvil
Quedose sin saliva
Quedose sin cuernos
Quedose entonces callado: mudo, sordo y ciego
Atravesado de punta a punta
Sumido en la fractura
Quedosé entonces tirado en la vereda de la tierra
Nunca más creyose nada más




martes, 24 de octubre de 2017

Maltrato

La boca seca, la pierna coja, la mierda flotando en el ambiente
Un mechero arrebatado con arrogancia
El subsiguiente duelo
El sueño pasa de largo
Pañuelos llenos de mocos
Pecho atorado; el sol no brilla en mis venas
Tu calor las bombea
El fuego no se encendió
El mechero fue arrebatado con muchísima arrogancia
Decidí rendirme
Retirarme
El maltrato
Otra vez
No es tu culpa
Ni la mía
Es por todo y por lo que no sabemos hacer
Por lo que nos han enseñado
Por lo que hemos mamado
Por lo que nos han metido como cierto
Por el poder que te otrogaron y el que me quitaron
Por no saber hablar
Por tener mucho arte en joder
En acertar con el dolor
Dar en la diana de la crueldad
Llevarnos puntos y coserlos como triunfos
Cicatrizarnos solos
Lamernos solos
Cuidarnos sin cuidado
Por todo esto, se arrebata un mechero de las manos con tanta soberbia
Se humilla una copa en la barra de un bar
Se mezcla el vino, las lentejas, la marihuana y los cristales en una casa que huele a cañerías
Por esto rebosa la mierda
No es justo
Memorias ancestrales descompestas
Claman composición y amor
Y no sabemos cómo se hace
Y lo intentamos y de luz dos días y de oscuridad meses
No sabemos salir del cuarto infantil que nuestros padres construyeron con su odio e impotencia
Construirmos tabiques y nos dividimos
Metemos en jaulas nuestras virtudes
Tememos que salga la inocencia y después nos la claven con saña
Fieras salvajes y agresivas
Dispuestas a llegar hasta el final
A persistir en la guerra
A seguir y seguir con el sabor de la sangre en la boca
Solas blandiendo nuestras espadas desorientadas
Encerradas en nuestro silencio
En nuestra duda
En nuestra desconfianza
En el aburrimiento, muertas en la desidía
Cretinas por seguir resistiendo en una guerra que no es nuestra
Que viene de antiguo y nosotros no queremos
Que nos ha marcado como niñxs abandonadxs
Que no nos deja amarnos
Maldita sea la suerte de lxs maltratadxs
De todxs a lxs que nos robaron el cuerpo y la alegría
A lxs que contabamos ostias en nuestra cama por la noche
Hijxs del maltrato, desconfiadxs y brutxs, niñxs de la desestructura, qué difícil se nos hace amar sin estar a la defensiva.
Miedo, odio y amor de la mano
La triología de la soledad
La esperanza, pequeñísimo destello
Un mechero se arrebata de unas manos temblorosas
El mechero y su luz, caen al suelo
Y el amor...
Chispa sin mecha.



Palabra

La palabra, esa que tantas veces se te ha escapado. Esa que has silenciado y te ha revuelto el estómago. Esa que te ha definido en el tiempo. Esa que dicen de ti. Esa que dices de ti. Esa que dices de las demás personas. Esa que utilizas para definir el mundo. Para hacerlo más grande y más pequeño. Para comprimirte y expandirte. Liberarte y encarcelarte. La que es tu balanza. La que está en la garganta. La que pide salir. La que es silenciada otra vez. La que puede llevarte al cadalso o a la gloria. La palabra, expresión del alma según Sócrates. La que se ha negado a la mayoría de la población. La que se usa para extorsionar y abusar. La que toma tintes corruptos y asesina a dedo. La que usan las personas genocidas. Las que quieren la paz. Decir palabra es decir controversia, contradicción, sentidos sin sentido en busca de sentido común. Hablar de la palabra es revisar el cuerpo y la mente. La expresión de la cultura. Las relaciones de poder. Usar la palabra es asumir responsabilidad. Las palabras pesan para bien y para mal. La palabra no es aire, que viene va, la palabra es tierra donde sembrar vicios y virtudes que florecen con la llegada de las lluvias.

Palabra es cambio, es continuo movimiento, es agua salvaje, estancada, sin molde perenne, es evaporación y vuelta al ciclo. La palabra es renacimiento.

Eso es asumir la resposanbilidad con la palabra, que es, el compromiso y dignidad con una misma y todo lo demás, por eso, el me gusta cuando callas porque estás como ausente, sólo es construvtivo cuando una está tan relajada que puede permirtirse el lujo de carecer de ella. Las mujeres tomamos la palabra. Nosotras somos poetas no poetisas, sólo Gata Cattana es POETISA. Sólo quién quiera nombrarse así, lo es. Ya no vale el nombramiento ajeno. Tomamos la palabra y la hacemos verbo.
Actuamos.