miércoles, 19 de julio de 2017

Luces y mosquitos

Te llamaría si tuviera algo que decirte
Si en vez de escucharte, me tocaras
La inteligencia artificial todavía no ha dado para tanto
Escojo el silencio
Tiro del dicho popular:
Y más vale callar cuando no se tiene nada que decir
Me siento delante del ordenador
Rebusco quién soy
Qué materia
Qué color
y te descubro en las esquinas de mis sombras
En una infancia marrón
De gritos y gallos de pelea
Me kakareas agónico
Siempre odie la autocomplacencia y el como siempre
Tu kakareo seguía impasible
Ajeno a mi inquietud
A mi incomodidad
A mi odio
A todo el desprecio que tengo sobre falacias políticamente aceptadas
y todo discurso costumbrista
No te hablaba pero escribía
Y a pesar de ver sombras, veía luz
Y contigo, soy un mosquito
Y a pesar de no poder hablarte, te escribía
Quería hacerlo universal y así ser más artista
Quitarte presencia
Dañar tu orgullo
Y sentirme fuerte
Pero contigo soy un mosquito
qué pena que mi razón no quisiera abandonar
Que todavía guardase curiosidad
Que tuviera sed de conocimiento
Que leyera hasta los botes de champú
Y preguntase por baterías externas, programas de videomapping y constelaciones
Que siguiera formando a personas en el arte de despertar
Y viera el brillo  de mi hacer en párpados ajenos
Que no quisiera llenar mi vacío con licores
Ni empolvar mi nariz para poder respirar
Y es que... aunque contigo soy un mosquito tengo los ojos muy grandes y abiertos
Y aunque a punto de quedarme ciega,  todavía puedo escribir para soltar la carga
Ya lo decía Hegel, el arte es la herramienta para convertir las pulsiones pasionales en actos simbólicos liberadores.
Y en ellas estoy
La luz soy yo.



Luna vieja

¿Qué más puedo hacer?
Dime, luna vieja si soy gitana o reina
Si ser gitana es ser reina y ser reina, gitana
Si ser las dos cosas a la vez, es el precio de la libertad
Si la contrapartida no es la soledad
Si las estrellas no han firmado ya mi condena
Si es una condena o una bendición
Si debo seguir firme
Mantener el pulso
Mirar de frente
Y avanzar
Si el arrebato es mi fuerza
Y mi fuerza, mi instinto
Dime luna vieja y gitana si tanta canción de amor no me está apartando de mi misión
Si el amor está para mi en otra galaxia
Si la eternidad nos dará otra oportunidad donde unirse no será cuestión de discusión
Si ahora, lo que debo hacer, es olvidar
Centrarme en mi poder
Y dedicarme a ver más allá
Si ver más allá supone arrancarme su cara, su sonrisa, sus caricias, su verborrea y su gracia
Si seré capaz de extirpar los recuerdos
Las ansias
La ilusión
Y el reto
Si el reto es vivir sola
Darme a desconocidxs
y dormir sola
Si tanta soledad por hechicera, es justa
Dime luna vieja, gitana de Escorpio, si lo que tienes preparado para mi, me quitará el brillo de los ojos
Si brillar es cuestión de no brillar
Y no brillar, cuestión de amor.

domingo, 2 de julio de 2017

No estás sola

Otra vez te vuelves a plantear absolutamente todo. Otra vez nada vale la pena. Otra vez el miedo. Las dudas. Otra vez te asfixias con la palabra en la boca. Otra vez, sabes lo que tienes que hacer. Otra vez no lo haces. Te reconcome por dentro. Sabes que el silencio te hará daño. Cronificas tu inseguridad. Te olvidas de ser. Catapultas tu estar. Te escondes detrás de otras personas. Sientes celos y lo ocultas. Sientes rabia y la ocultas.Quieres bailar y las piernas no te responden. Deseas besar y no lo haces. Deseas jugar y no lo haces. Deseas ser y no puedes. Las caderas no balancean nada, la espalda cruje. Sientes ganas de gritar y ahogas tu grito. Otra vez te callas. Otra vez te infravaloras. Otra vez te notas fea, gorda, áspera, agobiada, tensa. Otra vez no vales la pena. No mereces respeto, ni admiración, ni interés. Otra vez te escondes en tu soledad. Te recluyes en la impotencia. No quieres despertar.
Otra vez, pequeña, insignificante, innecesaria, humillada. Te culpas a ti misma. Te desapruebas tu. Te hundes tú. Te echas el ancla. Te frenas. Tienes miedo de ti misma.
Analizas y vuelven las dudas. Quieres levantarte pero tú sola no puedes. Quieres marchar y gritar y cambiar, pero tú sola no puedes. Te dicen que eres capaz y tú no te lo crees. Te dicen que debes confiar en ti pero no sabes cómo se hace.
Te culpas también por no saber ser tú, por no ser autónoma y decidida y espontánea y fantástica. Te culpas por no ser la guerrera ideal, por considerarte más débil que fuerte, te callas todo lo que piensas y finges que todo va bien. Que eres todo lo que dicen: fuerte, valiente, decidida, capaz, resolutiva... Aplastas toda tu sombra y revientas por dentro. Empiezas a notarte enferma, indecisa, asqueada, agotada. Empiezas a estar sobrecargada, estresada, desconcentrada. Lo que crees, lo que creen y lo que eres, no consiguen fusionarse. No tienes identidad. No sabes quién eres, pero tienes un cuerpo, que expresa y se emociona.
Tú sólo quieres ser una persona de casta animal. Eliminar lo sobrante. Fiarte de tu instinto. Reaccionar a la vida. Hacer frente a tus convicciones. Un espacio para expresarte. Buenos principios y buenos finales. Ser honesta contigo misma, no ocultar tu vulnerabilidad. Tú sólo quieres ser libre. Pero.. Tú sola no puedes. Necesitas brazos y abrazos. Necesitas comprensión, quietud, diálogo, naturaleza, tranquilidad, sabiduría. Necesitas nutrición ajena. Trabajo colectivo. Fe y confianza. Necesitas a otras personas en tu camino. Ayuda incondicional. Comer de las manos de muchas, nadar en los mares acompañada, surcar el firmamento con otras estrellas, sentirte parte de mucho más. Un sentido común. Un respirar al unísono. Un alma y un cuerpo, unidos. Necesitas amor y sabes dónde está.
Sólo tienes que dejarte llevar y confiar.
No estás sola, no lo olvides. 

miércoles, 10 de mayo de 2017

El cielo y tú

Intente mirar por telescopios espaciales
Trazar rutas celestiales
Saber las lunas que tiene Saturno y variar con ellas
Pero me cansé
Me quede exhausta a la vera la mitología
Nuestro amor venusiano acabó en tragedia
Orión no pudo soportar la mordedura de la Luna en Escorpio
y con su cinturón, se ahogó
Hubiera preferido ser como Stephen Hawking y navegar años luz
No rendirme ante los agujeros negros de la vida como Albert Stein
Ponerme el traje espacial de Neil Armstrong y convencer a la luna de que despistará al escorpión que nos amenazaba chocándose las pinzas encima de un risco
No fui capaz
Me cansé
Poco a poco, polvo de estrellas fueron los recuerdos
Cristalitos transfigurados con los que me cortaba las yemas de los dedos
La telita que cubre el corazón
El hueco de la muela de juicio
Ya no quisé mirar más al cielo
Ni pedí deseos a las estrellas fugaces
Si entendí lo trágico del amor imposible
Los destinos inquebrantables
y las heroínas torturadas
Y me fundí con la tragedia griega
haciendo de nuestro amor, una nueva constelación




Un día de brillo oscuro

Debería tantas cosas
debería que no debo
No creo en cuentas de debe y haber
se me ha olvidado sumar y restar
Solo se multiplicar desequilibrios
y dividir espacios

Dimensiones

Una cuestión: ¿Por qué?
Una categoría: Final
Un principio: x
Un espacio: infinito
Un tiempo: ahora
Una pena: la del corazón

viernes, 28 de abril de 2017

Homo erectus


Medio ser catapultado en las cavernas de Altamira
El otro medio perdido en el edificio de Iberdrola